Nacional, Friday 12 de October de 2018

El hombre esperará el juicio en libertad tras pagar una fianza de $80.000. Este jueves a la madrugada se hizo la reconstrucción del hecho.

Durante la madrugada del jueves el prefecto Daniel Acosta, acusado por el crimen de Damián Cutrera, volvió a la cabina 24 del peaje de la autopista Illia para participar de la reconstrucción del hecho. Para sus abogados se pudo probar que disparó en medio de un forcejeo y pidieron su excarcelación. La noticia que esperaban llegó un día después: Acosta esperará el juicio en libertad, tras pagar una fianza de 80 mil pesos.

La Justicia consideró a favor del acusado que siempre estuvo a derecho y que no va a entorpecer la investigación, razón por la cual durante las primeras horas de este viernes se le notificó su excarcelación. Así, esperará en libertad el juicio acusado por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

"Acosta es inocente", afirmó con seguridad uno de sus abogados, Ramiro Zoloaga, en Arriba Argentinos. El defensor aseguró además que la reconstrucción del hecho realizada ayer "ha sido categórica" en línea con la declaración del prefecto, al igual que la declaración de los testigos, y que debido a esto su "situación procesal ha mejorado sustancialmente".

La hipótesis que sostienen es que Acosta actuó en legítima defensa después de haber sido agredido por la víctima. "Saca el arma para disuadir, no para disparar", dijo y señaló que finalmente lo hace en medio de un forcejeo con Cutrera. El próximo martes vencerá el plazo para que la Justicia defina su situación y las posibilidades entonces serán tres: un sobreseimiento, la falta de mérito o el procesamiento del prefecto.

El hecho ocurrió la madrugada del domingo 30 de septiembre, pocos metros antes de llegar al peaje de Retiro. Acosta iba con su pareja y sus dos hijos mientras que la víctima viajaba con su mujer y otra pareja amiga. Se cruzaron en el kilómetro 2 de la autopista Illia y, por motivos que intentará esclarecer la investigación, uno de ellos terminó muerto.