Internacional, Monday 25 de February de 2019

"Quiero que vengan pero también que vayan", les dijo y así les solicitó que vuelvan al país a luchar por la libertad.

El sábado pasado, el #23F, fue un día importante para Venezuela por varias razones. Una fue la ayuda humanitaria internacional, que ingresó en dos camiones por la frontera de Colombia y que también quedó varada, en varios vehículos más, debido al ataque de los partidarios del presidente Nicolás Maduro, que incendiaron varios kilos de comida y medicinas. Otra fue la represión, los cruces entre las milicias del gobierno y los venezolanos que apoyan a Juan Guaidó, el líder de la oposición que asumió como presidente encargado del país en medio de la crisis, y que provocaron al menos cinco muertos y cientos de heridos. Y la última fue la deserción. El sábado 23 de febrero un total de 156 integrantes de las fuerzas bolivarianas desertaron y cruzaron a Colombia.

Los militares y policías -cuyo rango no fue precisado- ingresaron en su mayoría por la frontera de Norte de Santander y por Arauca, que conecta con el estado venezolano de Táchira. Guaidó fue a verlos allí para celebrar su decisión y mostrarles su apoyo.

De acuerdo con lo publicado por el diario El Universal, el presidente encargado (reconocido por más de 50 países) les dijo: "Quemaron comida y medicinas, son acciones imperdonables. Sabemos que vendrán más compañeros a defender la libertad". Días antes había ofrecido amnistía a los miembros de la Fuerza Armada que rompieran con Maduro, cuya permanencia en el poder depende en su mayoría del apoyo militar.

"Fuera la tiranía y viva la libertad mi comandante en jefe", le respondió uno de los agentes y Guaidó agregó: "Fuera la tiranía, viva la libertad, viva el honor y viva la patria". Luego, el líder de la oposición agrega que la cifra de desertores esta vez era sin precedentes y entonces recibe un aviso por parte de los oficiales: "Y vienen más mi comandante en jefe". A eso, el presidente de la Asamblea Nacional retrucó: "Quiero que vengan pero también que vayan", en un pedido de salir a defender a los venezolanos. Asimismo, subió el video del encuentro junto a varias frases: "Los venezolanos reconocemos la valentía y espíritu patriota de los más de 160 soldados y policías que el día de ayer se pusieron del lado de la Constitución. Muchos más seguirán su ejemplo. ¡Juntos lograremos la libertad y el rescate de Venezuela!".

Las primeras deserciones se produjeron el sábado antes de que Guaidó anunciara desde Colombia la salida de ayuda en camiones con alimentos e insumos médicos donados por Estados Unidos y sus aliados. Christian Krüger, director de la autoridad migratoria colombiana, explicó que los militares que llegaron al país reciben un salvoconducto temporal, mientras se estudia caso por caso "quién es la persona y cuál es el argumento que está dando para la concesión del refugio".

Venezuela tiene 365.315 efectivos y 1,6 millones de milicianos civiles.