Internacional, Monday 4 de March de 2019

El director de cine encabeza una campaña para que las películas de las compañías de streaming no participen en los premios Oscar

Algunas figuras de la industria cinematográfica se muestran preocupadas por los cambios que se han producido en el último tiempo a raíz del avance de las plataformas de contenidos por streaming. Sin ir más lejos, Roma, la película de Alfonso Cuarón producida por Netflix, obtuvo múltiples reconocimientos en la temporada de premios y recibió tres estatuillas en la última entrega de los Oscar.

Ante esta situación, Steven Spielberg se puso al hombre una campaña que tiene como objetivo presionar a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas para que las producciones de las compañías de streaming no puedan participar de los premios Oscar.

"Cada vez más cineastas permitirán que las empresas de video on demand financien sus películas con la promesa de una pequeña ventana cinematográfica durante una semana para que puedan optar por los Oscar u otros premios", dijo el director de películas como E.T., La lista de Schindler y Rescatando al soldado Ryan.

En ese sentido, Spielberg cree que las películas producidas por un servicio de streaming son películas "de televisión", y por ese motivo deberían competir en los premios Emmy. "Steven cree que hay una gran diferencia entre las películas de streaming y las películas de los cines", acotó un portavoz de Amblin Entertainment, la productora del director.

Las quejas más comunes de quienes adhieren al pensamiento de Spielberg giran en torno a los 50 millones de dólares que se gastaron solo para la promoción de Roma, que la compañía no haya proporcionado datos de la taquilla cosechados por la película y que sus producciones estén disponibles en 190 países de forma simultánea gracias a la plataforma de servicios por streaming.

A raíz de la polémica desatada, Netflix publicó un mensaje en su cuenta en Twitter en el que, sin mencionarlo, le respondió de manera contundente.

 

El mensaje que publicó Netflix

"Amamos el cine. Aquí hay algunas cosas que también amamos. Acceso para las personas que no siempre pueden pagar, o viven en pueblos sin teatros. Dejar que todos, en todas partes, disfruten de lanzamientos al mismo tiempo. Darles a los cineastas más formas de compartir arte. Estas cosas no son mutuamente excluyentes", dice el mensaje que publicó Netflix.

Según indicó El País, Spielberg estuvo detrás de la derrota de Roma en la categoría a la mejor película en los premios Oscar. Esta versión indica que el director aprovechó el gran poder que tiene en Hollywood para hacer campaña en favor de Green Book, que a fin de cuentas se vio reflejado en el resultado final.

Peter Farrelly, director de la película ganadora del premio mayor, reveló que Spielberg ayudó a que la cinta consiguiera distribuidor y en la ceremonia de entrega de las estatuillas le agradeció durante su discurso.